PRESERVACIÓN DE FERTILIDAD

vitrificacion-de-ovocitos

 

Es una técnica novedosa desarrollada para la preservación a muy baja temperatura de los ovocitos, que permite a la mujer retrasar su maternidad con garantías.

 

La vitrificación de ovocitos ofrece grandes beneficios:

  • Preservar la fertilidad congelando los óvulos en la etapa más fértil de la mujer pudiendo así retrasar la llegada de un hijo por razones personales o laborales.
  • Ser madre tras un tratamiento oncológico. La quimioterapia y radioterapia producen en muchas ocasiones, daños irreversibles en los óvulos. Las pacientes que padecen un cáncer pueden vitrificar sus ovocitos antes de someterse a la terapia oncológica, para poder tener un hijo una vez superada la enfermedad. La estimulación ovárica necesaria para la obtención de los ovocitos puede variar en función del tipo de cáncer, y debe realizarse siempre con el consentimiento del oncólogo.
  • Ser una alternativa en aquellos casos en los que por convicciones éticas o morales, la pareja no desea que se congelen embriones en un ciclo FIV.
  • Acumular ovocitos de varios ciclos de estimulación ovárica con el fin de obtener un número adecuado de embriones y poder elegir los que tienen más posibilidades de implantar en el útero. Este es el caso de pacientes con baja reserva ovárica, y aquellas en las que se va a realizar un diagnóstico genético preimplantacional (DGP).
  • Ser una alternativa en el caso del síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO), disminuyendo la gravedad del mismo.

El ritmo de vida en el que nos encontramos actualmente junto con la situación profesional o personal de cada una, hacen que posponer la maternidad sea cada vez más común entre las mujeres, de ahí, que la preservación de la maternidad se haya convertido en un tema actual, del cual se demanda cada vez más información.

Las técnicas de preservación de la fertilidad ofrecen la posibilidad de posponer la maternidad a todas aquellas mujeres que lo deseen mediante procedimientos médicos y de laboratorio, permitiendo conservar los óvulos vitrificados (congelados) pudiendo hacer uso a posteriori de estos cuando se desee conseguir el embarazo. Cuando os hablamos de que los óvulos vitrificados (congelados) se pueden utilizar cuando se desee, es, porque no existe un límite de tiempo establecido en el que la preservación de los óvulos pierda calidad, por lo que pueden permanecer vitrificados hasta que se decida quedarse embarazada, manteniendo estos la misma calidad que antes de ser vitrificados.

Es importante recalcar que, a partir de los 35 años, las mujeres inician una etapa en la que va disminuyendo su fertilidad, encontrándose esta en declive a partir de los 40 años.

Estos datos son muy importantes a la hora de plantearte la opción de preservar tu fertilidad, puesto que el retraso en la edad a la hora de ser madre puede implicar que no sea posible conseguir el embarazo de manera natural, por lo que la edad óptima para realizar la preservación de fertilidad es inferior a 35 años.

 

¿Qué técnicas se utilizan en la preservación de fertilidad?

Existen diferentes técnicas, cada una tiene sus indicaciones y contraindicaciones, en las mujeres, las técnicas de preservación de la maternidad más comunes son:

  • Criopreservación de óvulos. Tras un tratamiento hormonal para que los ovarios produzcan un número adecuado de óvulos, éstos se extraen mediante una intervención ambulatoria que no dura más de 20 minutos (punción folicular). Seguidamente se criopreservan los ovocitos mediante técnicas de vitrificación. Los óvulos permanecen almacenados hasta que sean requeridos por la paciente, siempre antes del fin de la edad reproductiva de la mujer.

 

  • Criopreservación de embriones. En esta técnica, además de obtener los óvulos de la paciente, se realiza una fecundación in vitro con semen de la pareja o de un donante. Estos embriones se criopreservan mediante vitrificación.

 

  • Criopreservación del tejido ovárico. Mediante cirugía laparoscópica se obtienen fragmentos de tejido ovárico, los cuales se criopreservan y se utilizan en el momento que la mujer lo necesite.

 

¿A quién se recomienda la preservación de la maternidad?

Este tratamiento está recomendado tanto para pacientes que por razones sociales deciden posponer su maternidad, como para pacientes que por indicaciones médicas les es recomendado. Existen enfermedades que afectan de manera definitiva la fertilidad, comprometiendo el futuro reproductivo, algunas de ellas pueden ser: enfermedades ginecológicas benignas como la endometriosis entre otras, algunos tratamientos de ciertas enfermedades sistémicas como enfermedades inmunológicas y ciertas cirugías urológicas o ginecológicas.

 

¿En qué consiste la preservación de fertilidad en un hombre?

En el hombre, así como en el caso de la mujer, también es posible preservar la fertilidad con una serie de técnicas. Los métodos más comunes son los siguientes:

  • Criopreservación del semen. Se determina el número de muestras de semen necesarias para disponer de los espermatozoides suficientes para su posterior uso reproductivo, teniendo en cuenta la calidad espermática.

 

  • Criopreservación del tejido testicular. Mediante una biopsia se obtendrá una pequeña porción de tejido testicular, el cual se preservará y utilizará en el momento necesario mediante técnicas de reproducción asistida.