Hoy en nuestro blog de infertilidad te lo contamos todo sobre el ICSI y las tecnicas de reproduccion asistida de fecundación in vitro con la Inyección Intracitoplasmática

¿FECUNDACIÓN IN VITRO O ICSI?

La fecundación in vitro con la Inyección Intracitoplasmática (ICSI) es una técnica de reproducción asistida que permite inseminar a el óvulo a través de la microinyección de un espermatozoide convirtiendo al óvulo en un preembrión que se transfiere dentro del útero para que continúe su progreso.

 

Muchas son las consultas con dudas que estamos recibiendo por vuestra parte acerca del ICSI, por eso hoy, para daros respuesta a todas vuestras preguntas, en nuestro blog de infertilidad os lo contaremos todo sobre la fecundación in vitro con la inyección intracitoplasmática (ICSI).

 

¿Qué es el ICSI?

Como os decíamos arriba La fecundación in vitro con la Inyección Intracitoplasmática (ICSI) es una técnica de reproducción asistida que permite inseminar a el óvulo a través de la microinyección de un espermatozoide convirtiendo al óvulo en un preembrión que se transfiere dentro del útero para que continúe su progreso. Esta prueba está disponible en laboratorios de embriología. Como curiosidad os diremos, que su nombre proviene de las siglas en inglés de Intracitoplasmatic Sperm Inyection.

 

¿Cuál es el proceso del ICSI?

Como su nombre indica, consiste en la introducción de un espermatozoide en el citoplasma del óvulo, para “forzar” la fecundación. Previo a la aplicación de la ICSI, los gametos masculino y femenino deben prepararse mediante una serie de procesos. En el caso del semen se somete a un proceso de capacitación espermática mediante el cual, seleccionaremos aquellos espermatozoides con mejor motilidad y morfología, a la vez que provocamos una serie de cambios moleculares que permitan posteriormente una adecuada fecundación.

En el caso de los ovocitos, se someten a un proceso mecánico y enzimático llamado denudación, que elimina las células que rodean al ovocito, permitiéndonos valorar su estado madurativo y por tanto, decidir si es apto o no para ser microinyectado.

 

¿Cuándo se recomienda la microinyección espermática o ICSI?

Las ICSI está indicada en pacientes:

  • Con una calidad espermática limitante (bajo recuento y/o motilidad, bajo porcentaje de formas normales..)
  • Con un bajo número de ovocitos disponibles para ser fecundados.
  • Que van a realizar un posterior análisis genético de los embriones.
  • Con fallo previo de fecundación de FIV o baja tasa de fecundación.
  • Con muestras de biopsia testicular o aspiración de epidídimo.
  • Que van a emplear ovocitos desvitrificados.

 

Factores que influyen en el resultado de la ICSI

Son múltiples los factores que determinan el éxito de una ICSI, entre otros podríamos enumerar:

  • Formación, habilidad y experiencia del embriólogo.
  • Condiciones de cultivo del laboratorio
  • La calidad de los gametos.
  • La edad de los pacientes.
  • Las causas de infertilidad de la pareja.

 

Tasas de éxito de la ICSI

Los porcentajes de embarazo y parto van a depender mucho de la edad de las pacientes, pero según los registros de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) de 2012, la tasa general de embarazo por transferencia es del 38% y el porcentaje de nacidos vivos del 25%.

 

¿Cuál es el éxito de la ICSI en un primer intento?

De nuevo, va a depender mucho de la edad de la paciente y del número de ovocitos del que partamos. A mayor número y calidad de ovocitos mayor tasa de éxito. Aunque nuestra tasa de éxito es mayor, la media española según la SEF divide a las pacientes en tres franjas de edad:

  • <35 años, con una probabilidad de embarazo cercana al 38%.
  • 35-39 años, la probabilidad de embarazo disminuye a un 26%
  • >39 años, la probabilidad es del 13% aproximadamente.

En cambio, si estas pacientes tienen embriones sobrantes vitrificados que se transfieren posteriormente, la tasa de embarazo acumulada en el primer tratamiento de ICSI sería de:

  • <35 años: 49%
  • 35-39 años: 37%
  • >39 años: 20%

 

¿Cuál es el éxito de la ICSI empleado en el semen de un hombre con azoospermia?

En un paciente azoospérmico no se localizan espermatozoides en el eyaculado, por lo que el éxito vendrá determinado por la posibilidad de conseguir espermatozoides vivos y con buena morfología y motilidad en la biopsia testicular. Si esto se consigue, la tasa de embarazo por ciclo es del 22% aproximadamente.

Cuando la azoospermia es debida a una obstrucción en los conductos, se recuperan espermatozoides testiculares en un 90-100% de los casos y las tasas de embarazo y recién nacido vivo oscilan entre un 26-57% según la literatura. Mientras que en casos de azoospermia no obstructiva o secretora la tasa de recuperación disminuye a un 49.5% y las tasas de embarazo y recién nacido vivo oscilan entre un 18-55%.

 

¿Se puede alterar la calidad del embrión debido al ICSI?

Los estudios muestran que la calidad embrionaria no se ve influenciada por el tipo de técnica de fecundación empleada. Sino que depende de los factores intrínsecos de los gametos (óvulo o espermatozoide) utilizados.

 

¿Los embriones obtenidos tras ICSI tienen las mismas posibilidades de éxito que los obtenidos a través de FIV convencional?

Sí, varios estudios demuestran que las tasas de implantación y embarazo evolutivo son comparables en embriones derivados de FIV o de ICSI.

 

Diferencias entre Fecundación In Vitro e ICSI

El objetivo final de ambas técnicas es conseguir embriones, lo que les diferencia es la metodología para conseguir la unión de los gametos.

En la fecundación in vitro convencional, los óvulos rodeados por las células de la granulosa se depositan en unas gotas de medio de cultivo en el cual se inocula una concentración determinada de semen preparado previamente (capacitado). Se incuban durante 24h dejando que el espermatozoide interaccione con el óvulo y supere varias barreras, intentado conseguir una fecundación lo más similar posible a la que se da de manera natural. Por ello es necesario contar con una muestra de semen de buena calidad.

En la ICSI, en cambio es el embriólogo el que selecciona qué espermatozoide es el que va a introducir en el citoplasma del ovocito, forzando la fecundación y, por tanto, evitando las barreras fisiológicas.   Mediante un sistema de micromanipulación y microinyección conectados a un microscopio selecciona un espermatozoide con buena morfología y motilidad, siempre que sea posible, lo inmoviliza para luego introducirlo en el citoplasma de cada ovocito. Tras incubar los ovocitos 16-19h se valorará la fecundación.

 

FIV o ICSI ¿Cuál es la mejor elección?

Escoger una técnica u otra dependerá del caso particular de cada paciente, de los antecedentes en otros tratamientos de fertilidad, del origen de la infertilidad, de la calidad ovocitaria y seminal etc.

Actualmente son pocas las clínicas que realizan FIV pura a los pacientes y la mayoría optan por hacer ciclos mixtos de FIV/ICSI o de ICSI.

 

Y hasta aquí nuestra entrada en el blog de hoy, esperamos poderos haber resuelto todas vuestras dudas, pero si todavía te quedó alguna sobre el ICSI o el tratamiento de fertilidad de fecundación in vitro con la Inyección Intracitoplasmática (ICSI), tienes a tu entera disposición a nuestros especialistas en fertilidad que estarán encantados de estudiar tu caso, puedes enviarnos tus consultas a través del correo electrónico  info@institutodefertilidad.es o en el teléfono 971 780 720

 

Un fuerte abrazo de todo el equipo

Instituto de Fertilidad

Tu centro de reproducción asistida en Mallorca

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Buscar

+