Desde el centro de reproduccion asistida IFER Mallorca te lo contamos todo sobre los estudios de fertilidad y las pruebas de fertilidad masculinas y femeninas que se realizan para conseguir el embarazo deseado

PRUEBAS DE FERTILIDAD: RESPONDEMOS A TODO LO QUE SIEMPRE QUISISTE PREGUNTAR

Realizarse un estudio de fertilidad ayuda a averiguar, a través de algunas pruebas, cuales son las causas por las que una mujer no llega a quedarse embarazada.

Encontrar cual es el problema de fertilidad resulta de vital importancia a la hora de que un especialista valore que tratamiento de reproducción asistida es el más adecuado en cada caso, ya que cuando hablamos de problemas de infertilidad, las causas pueden ser por infertilidad en la mujer, por infertilidad en el hombre o, en algunos casos, infertilidad mixta (tanto en el hombre como en la mujer)

El objetivo principal de realizarse las pruebas de fertilidad es conseguir diagnosticar los problemas más comunes de esterilidad.

 

Si quieres saber qué diferencia hay entre infertilidad y esterilidad te lo contamos Aquí

 

Por eso hoy, en nuestro blog infertilidad, os queremos despejar todas vuestras dudas sobre las diferentes pruebas de fertilidad que se realizan tanto a hombres como mujeres.

 

¿Qué son las pruebas de fertilidad?

Lo primero de todo, nos gustaría destacar que las pruebas de fertilidad se realizan de forma personalizada, siempre atendiendo a las características de cada paciente.

Cuando un paciente decide acudir a un centro de reproducción asistida porque no consigue el embarazo, las pruebas de fertilidad son el primer paso para diagnosticar la causa de infertilidad y valorar en qué situación reproductiva se encuentra.

Hoy en día, existen diferentes pruebas de fertilidad, que van desde un análisis hormonal a prueba más complejas como una histeroscopia, que ayudan a predecir que probabilidad tiene una mujer de conseguir el embarazo.

El objetivo del análisis hormonal es valorar la reserva ovárica de la mujer, las evaluaciones hormonales que se realizan son:

 

  • FSH (hormona Estimulante del Folículo), la FSH en las mujeres produce la maduración de los ovocitos y en los hombres, la producción de espermatozoides.
  • LH (hormona luteinizante), en las mujeres, un pico de la LH da pie a la ovulación, en el caso de los hombres, estimula a las células localizadas en los testículos para que produzcan testosterona.
  • El estradiol, es una hormona que se encuentra exclusivamente en las mujeres y se produce principalmente en los ovarios, estas glándulas producen otras hormonas sexuales que contribuyen a mantener un óptimo funcionamiento de los órganos sexuales femeninos.
  • La prolactina o PRL es una hormona esencial en la maternidad ya que aparte de estimular el desarrollo de la glándula mamaria durante el embarazo, hace que, cuando se produce un embarazo, las glándulas mamarias produzcan la leche. En el caso de los hombres, la prolactina inhibe la secreción de testosterona en los testículos.
  • TSH u hormona estimulante de la tiroides, se encarga de regular la producción de hormonas tiroideas e influye en el desarrollo sexual.
  • Hormona antimülleriana, nos ayuda a conocer la reserva ovárica de la mujer, es decir, nos ayuda a conocer la cantidad y calidad de los óvulos en un momento determinado y saber cuantos óvulos válidos quedan en el ovario en ese preciso momento.

 

Mediante el análisis hormonal se pueden diagnosticar factores que afecten al ciclo menstrual o problemas para conseguir el embarazo debido a niveles inadecuados de estas hormonas.

Es muy importante la realización de todas estas pruebas de fertilidad para poder diagnosticar si existen malformaciones en el útero o en alguna otra estructura que sean las causantes para no conseguir el embarazo.

Cabe destacar que, en algunos casos, los miomas uterinos, pueden dificultar o imposibilitar el embarazo también.

Existen otras pruebas de fertilidad que permiten detectar si existe algún problema en las trompas, ya sea por obstrucción o por inflamación de estas, ya que en ambos casos pueden desembocar en que no se produzca el embarazo.

 

¿Cuándo es necesario realizarse las pruebas de fertilidad?

Es recomendable realizar un estudio de fertilidad si llevas 1 año manteniendo relaciones sexuales con tu pareja de manera asidua, sin utilizar ningún método anticonceptivo, y no se ha conseguido el embarazo. A partir de los 37 años, el tiempo disminuye a 6 meses, es decir, si llevas más de 6 meses manteniendo relaciones sexuales con tu pareja sin utilizar ningún método anticonceptivo.

En cualquiera de los casos, una vez pasado estos periodos de tiempo, lo óptimo es acudir a un especialista que pueda prescribir las pruebas adecuadas en cada caso para averiguar el origen de la infertilidad.

En la gran mayoría de los casos, las parejas deciden acudir a un especialista cuando llevan un año o más intentado conseguir el embarazo, esto hace que las parejas lleguen en un estado emocional negativo debido a la frustración de enfrentarse mes a mes a un resultado negativo.

 

Si te interesa como influye el estado emocional durante la búsqueda del embarazo puedes leerlo Aquí.

 

Tipos de pruebas de fertilidad

Los tipos de pruebas de fertilidad que se realizan son:

  • Hormonales
  • Test de detección de enfermedades de transmisión sexual.
  • Pruebas genéticas.
  • Pruebas ginecológicas.

En las pruebas hormonales que se realizan a la mujer se efectúan extracciones de sangre para poder medir la cantidad de hormona relacionada con la fertilidad, como os explicamos arriba estas son la FSH, estradiol, LH, la prolactina y la hormona antimülleriana.

Destacar, que cada una de estas hormonas deben medirse en unos días concretos del ciclo, por ejemplo, en el caso de la FSH, estradiol y LH se debe realizar el análisis entre el tercer y el quinto día de menstruación.

En el caso de la antimülleriana se suele medir también entre el tercer y el quinto día de menstruación, aunque puede hacerse también en otro momento del ciclo.

Puede solicitarse también una analítica basal de las hormonas TSH (hormona estimulante del tiroides), tiroxina libre (T4), triodotironina libre (T3), prolactina y testosterona total. No son hormonas sexuales, pero si sus niveles están fuera de lo normal pueden influir directamente en las hormonas que controlan el ciclo menstrual y en la ovulación

Los test de ETS y de infecciones bacterianas son básicos a la hora hacer un buen diagnóstico.

Dentro de las pruebas ginecológicas se valorarán sobre todo la anatomía del útero y el estado de los ovarios, básicamente es lo que se observa cuando se realiza una ecografía transvaginal. De esta forma se podrá verse el estado del útero y de los ovarios, garantizando que no existe ninguna anomalía que impida concebir. Otro aspecto que se mide a través de una ecografía transvaginal son los folículos antrales, que son el lugar de donde provienen los óvulos. La exploración es muy sencilla. Se introduce una sonda con una funda ecográfica de forma que la entrada en la vagina es fácil y apenas se notan molestia, aunque se puede llegar a notar la presión de la sonda, pero es una prueba indolora.

Otra de las pruebas existentes para el estudio de fertilidad es una citología cuyo objetivo es obtener una muestra pequeña de tejido del cuello del útero para descartar cualquier tipo de infección que pueda estar influyendo en la fertilidad de la mujer. Es una prueba también indolora pero es posible que se siente una leve molestia al realizar el raspado para la obtención de estas células.

Si hablamos de histerosalpingografía, hablamos de una valoración de las trompas de Falopio, a través de un medio de contraste se puede ver la estructura del útero y la funcionalidad de las trompas. En algunas ocasiones las mujeres se quedan embarazadas después de realizar esta prueba, ya que, al pasar el medio de contraste, si hubiera obstrucción en las trompas se eliminaría. Por este motivo es una prueba de gran importancia, ya que no sólo es diagnóstica, sino que a veces es una técnica para conseguir un embarazo.

Por último, podríamos hablar de la histeroscopia, es una técnica que permite ver al ginecólogo el interior del útero por medio de una endoscopia, una endoscopia es una cámara de vídeo de alta resolución.

 

Pruebas de fertilidad en el hombre

Las pruebas de fertilidad en el hombre deben de comenzar con una primera evaluación de la infertilidad masculina visitando al urólogo. Muy probablemente el urólogo procederá a realizar una entrevista y un examen básico que incluirá un estudio del historial médico y reproductivo, junto con un estudio de las posibles cirugías que se haya realizado el paciente y la medicación que esté tomando. Continuará con los hábitos de vida del paciente como por ejemplo: el tipo de ejercicio físico que realiza, estilo de vida, consumo de tabaco, alcohol y drogas que le ayudarán a determinar las posibles causas del problema de infertilidad.

Es recomendable que el urólogo realice un estudio de los testículos, de su tamaño y de si existen varicoceles (varices en los testículos), el varicocele es la causa de alrededor del 16% de los casos de infertilidad masculina.

Posteriormente deberá de acudir a un especialista en infertilidad para realizar un estudio del semen, un seminograma, donde se valorará y evaluará el nivel de semen, número de espermatozoides, la morfología del esperma y la movilidad, entre otras variables.

El seminograma deberá de incluir, además, un análisis de sangre para estudiar los niveles hormonales relacionados con la producción de esperma.

Por norma generalmente, un alto número de espermatozoides significa una mayor fertilidad, siempre y cuando estos estén con morfología natural. Aunque hay excepciones, existen casos de hombres con un bajo número de espermatozoides y siguen siendo fértiles.

El hombre puede sufrir también azoospermia, la azoospermia es una alteración orgánica de la calidad del semen que se caracteriza por la inexistencia de espermatozoides en la eyaculación, si este problema es debido a una obstrucción puede queda solucionado con una simple cirugía.

Con este análisis también se podrán descartar posibles problemas relacionados con infecciones en el aparato reproductor.

Otro estudio importante para descartar problemas de infertilidad masculina es el estudio de los niveles hormonales, haciendo hincapié en el estudio de la hormona FSH (hormona foliculoestimulante) y la testosterona.

Finalmente, si a través del seminograma, el análisis de sangre y hormonal no se detectan problemas de infertilidad, existen pruebas adicionales, como las pruebas genéticas, que serán realizadas por especialistas en medicina reproductiva para diagnosticar las causas que producen la infertilidad masculina.

 

 Cualquier duda sobre las pruebas de fertilidad  y los estudios de fertilidad que te ayudarán a estar un paso más cerca de conseguir el embarazo deseado, nos tenéis a vuestra entera disposición en el email info@institutodefertilidad.es o en el teléfono 971 780 720  nuestros especialistas en fertilidad estarán encantados de escuchar vuestro caso concreto  y poderos brindar tanta ayuda sea necesaria.

Un fuerte abrazo de todo el equipo

Instituto de Fertilidad Mallorca

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Buscar

+