MADRES SIN PAREJA

La inseminación artificial en madres sin pareja es la técnica de reproducción asistida más sencilla, que consta de tres fases muy diferenciadas:

  1. Preparación: en primer lugar, se estimulan hormonalmente los ovarios para producir folículos. Este proceso es controlado de cerca mediante ecografías, hasta que el tamaño y la cantidad de dichos folículos sea el adecuado. A continuación se libera un óvulo mediante hormonas, de forma que se conozca con precisión el momento de la ovulación y, por tanto, el mejor momento para realizar la inseminación. Esta primera fase suele durar entre 7 y 10 días.
  2. Preparación de la muestra de esperma: el semen es preparado en un laboratorio, donde se separan los espermatozoides móviles del resto de componentes.
  3. Inseminación: unas 36 horas después de que el óvulo madure, estos espermatozoides se introducen en el útero con una fina cánula, con unas molestias similares a las de una citología.

 

Madres sin pareja