hábitos-y-vida-saludable-para-mejorar-las-posibilidades-de-conseguir-el-embarazo-instituto-de-fertilidad-mallorca

HÁBITOS Y ESTILO DE VIDA EN REPRODUCCIÓN

En reproducción humana existen numerosas situaciones que influyen en la misma. Estas situaciones son muy diversas y así podemos citar algunos factores influyentes como el estrés físico o psíquico, tóxicos ambientales como el tabaco, contaminantes etc estos factores pueden ser modificables pero también existen factores que no podemos modificar y son muy influyentes como la carga genética, inmunidad, ciertas patologías como el síndrome del ovario poliquístico etc.

En este post voy a hablar de algunos aspectos modificables que pueden ayudarnos desde el punto de vista reproductivo:

 

  • Contaminación ambiental: la contaminación ambiental puede provocar una disminución de la reserva ovárica, siendo descrito por algunos autores, además los metales pesados existentes en el aire pueden provocar una disminución de los parámetros normales del seminograma, disminuyendo el número, movilidad y calidad de los espermatozoides. Existen muchos contaminantes ambientales en nuestra vida cotidiana tales como el bisfenol, los filatos, ciertos plásticos etc que pueden alterar el flujo hormonal siendo estas hormonas primordiales para que se produzca un embarazo.

 

  • Edad materna y paterna: ya es sabido que la edad juega un papel fundamental en reproducción humana y principalmente la edad materna. Actualmente la edad materna del primer hijo en España está por encima de los 31 años y va aumentando progresivamente. A partir de los 30 años la posibilidad de gestación va disminuyendo, siendo mayor la disminución a partir de los 35 años y es debido a alteraciones en el óvulo ya que a mayor edad materna más probabilidad de transmisión de enfermedades cromosómicas. Pero además el padre también tiene su importancia ya que empeoran los parámetros seminales e incluso en mayores de 45 años pueden acarrear anomalías cromosómicas en la descendencia.

 

  • El peso es otro factor importante relacionado con la reproducción humana, lo valoramos por el índice de masa corporal IMC que se calcula con la siguiente fórmula, el peso en kilogramos dividido de la altura en metros al cuadrado, siendo normal entre 18,5 y 24,9. Así podemos afirmar que un IMC por debajo de lo normal puede ocasionar problemas de fertilidad ya que puede originar trastornos del ciclo menstrual originando ciclos anovulatorios por lo que la posibilidad de gestación se ve reducida. Y por el contrario un IMC mayor de 30 (se considera obesidad) también puede originar problemas reproductivos asociados a ciclos anovulatorios, pero no sólo tienen una probabilidad menor de gestación, sino que además tienen una posibilidad mayor de que se produzcan abortos del 1º trimestre. En el caso de obesidad masculina también parece que existe un aumento de alteraciones en los parámetros seminales.

 

  • Respecto a lo que consumimos debemos promulgar una dieta sana mediterránea con alto contenido en frutas y verduras y escaso o nulo consumo de alimentos ultraprocesados. Respecto el café, se ha visto que un consumo moderado de cafeína (1-2 cafés diarios) no tiene efectos adversos en la fertilidad o el embarazo. Respecto al consumo de alcohol de forma controlada (1-2 copas de vino al día) no se ha visto asociación con la disfunción reproductiva, aunque es sabido que la asociación de alcohol y tabaco reduce la calidad en los parámetros seminales.

 

  • Respecto al tabaco numerosos estudios concluyen que las mujeres fumadoras o incluso aquellas fumadoras pasivas tienen reducida la posibilidad de gestación espontánea e incluso la posibilidad de gestación tras técnica de reproducción asistida, es más el tabaco aumenta el porcentaje de abortos en la mujer embarazada. Además, el tabaco es un tóxico importante que empeora considerablemente la calidad seminal.

 

  • El estrés ya sea de origen externo (entorno) o interno (salud, bienestar emocional) puede tener repercusión en la fertilidad femenina ya que existen estudios en mujeres sometidas a tratamientos de fecundación in vitro dónde se observó parámetros mesurables relacionados con el estrés superiores en aquellas que no consiguieron embarazo. Además, el estrés también afecta negativamente a los parámetros seminales. En relación al estrés cabe decir que es importante dormir 8 horas ya que la reducción del tiempo y calidad de sueño de manera crónica puede provocar alteraciones en el eje hipotalámico-hipofisiario fundamental para un buen funcionamiento ovárico y testicular.

 

Esperamos que esta nueva entrada en nuestro blog os haya ayudado a resolver vuestras dudas sobre la importancia de los Hábitos y Estilo de Vida en Reproducción,  cualquier duda, tenéis a nuestro equipo de especialistas en fertilidad  solicitando una primera visita médica gratuita

Un abrazo de parte de todo el equipo

Instituto de Fertilidad Mallorca

Tu clínica de reproducción asistida en Mallorca

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Buscar

+