FERTILE CHIP

TÉCNICAS COMPLEMENTARIAS PARA MEJORAR LA SELECCIÓN ESPERMÁTICA: FERTILECHIP

Existen pacientes que, pese a tener un seminograma normal, presentan una elevada fragmentación del material genético de sus espermatozoides. Es decir, este daño no se encuentra relacionado con otros parámetros del seminograma como recuento, motilidad o morfología y para su detección deben realizarse unas pruebas específicas.

Desde hace algo más de un año en IFER ofrecemos la posibilidad de mejorar la selección espermática de estos pacientes gracias a un dispositivo llamado Fertilechip.

 

¿Qué es la fragmentación de ADN de los espermatozoides y cómo afecta?

El material genético del espermatozoide se encuentra organizado en un núcleo que contiene cromosomas formados por dos cadenas, las cuales pueden encontrarse dañadas por diferentes motivos. Este daño o fragmentación se clasifica en:

  • De cadena sencilla (ssDNA): se generan de manera extensiva a lo largo del ADN espermático y pueden generar fallos a la hora de conseguir embarazo. Son más fáciles de reparar mediante tratamientos con antioxidantes y técnicas diagnósticas y selectivas.
  • De cadena doble (dsDNA): presente en regiones específicas y, aunque no impiden el embarazo, puede implicar un mayor riesgo de aborto. Hasta ahora sólo se podía ofrecer semen de donante a los pacientes con la dsDNA alterada.

 

¿Qué es el Fertilechip?

Es un dispositivo diseñado y patentado por la Universidad de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology (MIT), que permite la preparación de la muestra seminal a emplear en la técnica de reproducción asistida. Consiste en soporte de vidrio dotado de unos pocillos y unos canales de muy pequeño volumen. La muestra se deposita en los pocillos de entrada y se incuba a 37ºC durante media hora. De esta manera sólo los espermatozoides con mejor motilidad recorrerán los canales y llegarán al pocillo final de donde se recogerán para emplearlos en la fecundación.

 

¿Qué ventajas ofrece el Fertilechip?

Mínima manipulación de la muestra: permite evitar las técnicas de preparación seminal clásicas como la centrifugación o el “swim up”, que pueden dañar a los espermatozoides y generar especies reactivas de oxígeno (ROS) que afectan a la membrana espermática y por tanto a la motilidad del espermatozoide. Así como aumentar la fragmentación de cadena sencilla.

No supone ningún riesgo añadido: ya que no contiene ningún tipo de sustancia química y la selección se debe a su diseño, imitando los microcanales que recorrería “in vivo” el espermatozoide en su camino hacia el óvulo

Filtra los espermatozoides con mejor morfología, motilidad y menor fragmentación de cadena doble: en las técnicas de preparación seminal rutinarias, los espermatozoides se seleccionan por motilidad y morfología. Mediante la aplicación de este chip, nos permite además reducir el porcentaje de espermatozoides que presentan daños de doble cadena en su ADN.

 

¿Qué pacientes podrían beneficiarse?

Pacientes que presentan:

  • Alterada la fragmentación de ADN espermático.
  • Fallos de implantación.
  • Abortos recurrentes.
  • Mala calidad embrionaria.
  • Fallos de reproducción asistida.

 

¿Cuál es la experiencia en IFER?

En mayo de 2017 el personal de laboratorio de IFER recibió una formación específica para la aplicación de este chip, por parte del Dr. Agustín García Peiró, fundador y director del Centro de Infertilidad Masculina y Análisis de Barcelona (CIMAB).

Desde junio de 2017 ofertamos esta pionera técnica de selección espermática ofreciendo una alternativa a las parejas que, anteriormente estaban abocados a usar semen de donante.

Por el momento, y aunque se necesita recopilar más datos, nuestra experiencia está siendo muy favorable. La primera pareja en la que aplicamos este chip para su tratamiento, se quedó embarazada y hace unos meses nos comunicó el nacimiento de su bebé sano. Tras ella, muchas otras parejas están empleando este chip con resultados muy satisfactorios.

Desde IFER esperamos poder seguir ofertando a nuestro pacientes las técnicas más punteras para aumentar las probabilidades de conseguir gestación y un bebé sano en casa.