como-influye-la-edad-a-la-hora-de-conseguir-el-embarazo-ifer-mallorca

EDAD Y EMBARAZO

Cada vez es m√°s frecuente que las mujeres decidan ser madres a partir de los 35 a√Īos, pues el estilo de vida actual propio del mundo occidental nos lleva a retrasar la maternidad. Uno de los factores que m√°s influyen en esta decisi√≥n se encuentra en la estabilidad laboral y econ√≥mica, que en muchos casos no se alcanza hasta bien entrados los 30 a√Īos. Pero, a su vez, a mayor edad menor posibilidad de gestaci√≥n debido a que la reserva ov√°rica se ve disminuida con el paso de los a√Īos: las mujeres nacen con un n√ļmero determinado de √≥vulos, cuya cantidad y calidad menguan con la edad. A su vez, el paso del tiempo tambi√©n afecta a la calidad del esperma, pues parece ser que a partir de los 45 a√Īos aumenta el n√ļmero de alteraciones en la carga gen√©tica de los espermatozoides.

 

Aunque los h√°bitos de vida saludables son importantes a todas las edades, sobre todo si se est√° pensando en conseguir un embarazo, se pueden seguir unas recomendaciones b√°sicas para afrontar mejor dicha situaci√≥n. Sabemos que el envejecimiento, en s√≠ mismo, afecta la fertilidad. Podemos afirmar que alrededor de la tercera parte de las mujeres que posponen el embarazo hasta los 35-39 a√Īos tienen problemas de esterilidad, y esta proporci√≥n asciende¬† a la mitad al alcanzar los 40 a√Īos.

 

Aunque es cierto que a los 40 a√Īos la mujer suele ser m√°s madura emocionalmente y arrastra m√°s vivencias, situaciones que proporcionan una mayor estabilidad, el embarazo se acompa√Īa de m√°s riesgos. Por ejemplo, la posibilidad de aborto espont√°neo cl√≠nicamente reconocido aumenta de alrededor del 10% antes de los 30 a√Īos al 35% a los 40-42 a√Īos. En realidad, una vez que una mujer mayor de 39 a√Īos logra quedarse embarazada, el mayor obst√°culo es el riesgo de aborto espont√°neo. Y es que el embarazo es un proceso que viene acompa√Īado de numerosos cambios f√≠sicos, hormonales, emocionales, ‚Ķ e implica un sobre esfuerzo para el organismo de la mujer a todos los niveles. Por eso, aunque las complicaciones pueden ocurrir a cualquier edad, a partir de los 38-40 a√Īos se incrementa el riesgo genera el de varias patolog√≠as, entre las cuales destacan:

 

  • Diabetes gestacional, con repercusiones tanto para la madre como para el reci√©n nacido
  • Incremento de la tensi√≥n arterial y preeclampsia
  • Anomal√≠as de la placenta que pueden dificultar el crecimiento adecuado del feto y tambi√©n el parto vaginal
  • Existe mayor riesgo de parto prematuro o que el parto se desencadene antes de las 37 semanas de gestaci√≥n
  • La recuperaci√≥n tras el parto suele ser m√°s lenta
  • Como hemos nombrado antes, mayor probabilidad de que el beb√© tenga alguna anomal√≠a cromos√≥mica

 

Si llevas m√°s de 6 meses intentando conseguir embarazo y no lo consigues es recomendable que consultes a un especialista que pueda analizar tu caso: valorar tus posibilidades reproductivas y las de tu pareja.

 

Aunque la mujer y su pareja se cuiden, la salud global y condici√≥n f√≠sica pueden ser muy buenas pero es inevitable que el organismo vaya cambiando con el paso de los a√Īos. Los h√°bitos de vida, como la obesidad, el sedentarismo o la exposici√≥n a t√≥xicos de consumo como el alcohol o las drogas pueden tener un impacto negativo en la fertilidad. Otros, como el ejercicio f√≠sico o el control de los factores psicoemocionales pueden ejercer un efecto beneficioso.

 

En cuanto a la alimentaci√≥n, es importante no tener un d√©ficit de vitaminas y minerales, entre otros nutrientes, en el momento de la concepci√≥n de la gestaci√≥n, ya que podr√≠a verse afectado el correcto desarrollo del feto. Suele recomendarse no s√≥lo seguir un dieta equilibrada y variada sino tambi√©n la ingesta suplementaria de √°cido f√≥lico. Para disminuir el estre√Īimiento y la acidez se aconseja seguir una dieta con elevada ingesta de fibra vegetal, rica en frutas y verduras, acompa√Īadas de abundante agua. Aconsejamos minimizar las comidas prefabricas y la ingesta de bebidas gaseosas ricas en az√ļcares.

 

Además, a medida que nos hacemos mayores la probabilidad de que aparezcan algunas enfermedades que pueden afectar la fertilidad son más frecuentes, tales como aparición de miomas, endometriosis, … y también otras patologías que no se relacionan con la fertilidad pero sí que pueden condicionar la salud de la mujer durante el embarazo y el parto como la hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, …  De ahí que sea fundamental realizar alguna actividad física de forma diaria, en especial si se trata de un deporte aeróbico tal como andar, natación, paseos en bicicleta, yoga, … adaptados a cada momento del embarazo. El ejercicio puede ayudar a disminuir el riesgo de diabetes, hipertensión arterial y obesidad; pero no sólo eso sino que ayudará a controlar el dolor articular y de espalda si las posturas que se adoptan son las adecuadas.

 

En ocasiones es necesario tener en cuenta la posibilidad de emplear t√©cnicas de reproducci√≥n asistida e informarse sobre cu√°les son las m√°s adecuadas en cada caso. A d√≠a de hoy existen m√ļltiples opciones para que muchas mujeres y parejas de edad puedan ver hecho realidad su deseo de ser padres.

 

Cualquier duda adicional sobre las pruebas de fertilidad y tratamientos de reproducción asistida que realizamos en IFER, estaremos encantados de resolvértelas en  tu primera visita médica gratuita presencial en nuestra clínica de Mallorca.

 

Un fuerte abrazo,

Instituto de Fertilidad Mallorca

Tu clínica de Fertilidad en Baleares

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Buscar

+