anestesia-en-los-tratamientos-de-reproduccion-asistida-instituto-de-fertilidad-mallorca

ANESTESIA EN TRATAMIENTOS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

Hay procedimientos clínicos en los tratamientos de reproducción asistida que precisan de anestesia para llevarlos a cabo. Entre estos podemos destacar la histeroscopia, sea dirigida al diagnóstico o al tratamiento de patologías uterinas, la recogida de ovocitos tras un tratamiento de estimulación ovárica y en ocasiones las exploraciones diagnósticas como la ecografía transvaginal, las pruebas para transferencia de embriones o la propia transferencia embrionaria en aquellas pacientes que presentan vaginismo. En el caso de los pacientes masculinos es la biopsia de teste para obtener espermatozoides, el procedimiento que, en ciertos casos, puede precisar de una anestesia combinada (anestesia local más sedación profunda).

Todos estos procedimientos son en sí mismos “invasivos” y estresantes. Precisan del uso de instrumentos y aunque, si bien es cierto, podrían llevarse a cabo sin anestesia, precisan de ella debido a la duración de la técnica o a la propia idiosincrasia de cada paciente, sobre todo del propio umbral doloroso, de la aprensión o temor a que invadan la integridad corporal o al reflejo vasovagal (con mareo y desmayo), reacción normal ante determinadas situaciones de estrés.

Además, ¿por qué sufrir innecesariamente? La anestesia surgió como una solución a todos aquellos procedimientos que podían conllevar dolor o molestias intensas al paciente. Anestesia significa “Sin sensibilidad” y con ella logramos hacer más confortables todos estos procedimientos para todos, para el paciente porque no “se entera de nada” y para el ginecólogo que puede trabajar con mayor efectividad, eficiencia y seguridad.

Dentro de las técnicas anestésicas que pueden emplearse en procedimientos relacionados con la reproducción asistida, la reina es la sedación profunda o, como a mí me gusta llamarla, anestesia general conservando la respiración espontánea (hay desconexión total con el ambiente conservando la propia respiración).

La técnica de sedación tiene diferentes grados, siendo la sedación profunda la de elección ya que no hay respuesta a los estímulos verbales, táctiles o dolorosos. La paciente (o el paciente) es anestesiada/o en un entorno seguro, el quirófano. Allí disponemos de todas las medidas necesarias, de monitorización de constantes vitales y reanimación para llevar a cabo estos procedimientos con total seguridad.

 

Dr. Pere Moyano Claramunt

Medico Especialista en Anestesiologia y Reanimación

Servicio Anestesia Instituto de Fertilidad

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Buscar

+