abortos-de-repeticion-ifer-malloca

ABORTOS DE REPETICIÓN ¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

¿Qué son los abortos de repetición?

Aborto de repetición (AR) es la pérdida de tres o más gestaciones consecutivas antes de 20 semanas de embarazo, siendo el peso fetal en este momento ≤ 500 g.

Sin embargo, los abortos pueden no ser consecutivos, pues el hecho de tener algún recién nacido vivo entre abortos o antes de ellos no disminuye la probabilidad de volver a abortar.

La probabilidad de abortar tras 2 o 3 abortos anteriores es similar en pacientes jóvenes (24-30% frente a 30-33%).

Con el aumento de la edad materna la probabilidad de volver a abortar tras AR aumenta, si la mujer tiene 30 años, es de 35%, pero si tiene 40 años, es de 65-70%.

Por esta razón en mujeres > de 35 años con o sin infertilidad se recomienda iniciar estudio tras dos abortos consecutivos.

 

¿Por qué se producen los abortos de repetición?

Casi en el 50% de los casos de aborto de repetición no se puede encontrar la causa, estos casos se quedarán sin diagnóstico etiológico (aborto idiopático).

En el otro 50% de los casos existen diferentes causas que vamos a tratar por orden de más a menos frecuentes.

Algunos estudios basados en el cribado genético preimplantacional (preimplantation genetic screening o PGS en inglés) han demostrado que la aneuploidía embrionaria o la existencia de un número cromosómico alterado en los embriones es la causa más frecuente de AR idiopático.

PGS es el estudio de un embrión para detectar las anomalías cromosómicas que pueden estar relacionadas con fallos gestacionales o trastornos genéticos.

 

Causas de los abortos de repetición

Existen varias causas que pueden provocar el AR.

Las causas más demostradas son causas genéticas y el síndrome antifosfolípido.

Las causas genéticas representan casi el 50% de los casos de AR.

En un 3-5 % de los casos de AR existe una anomalía estructural en cromosomas paternos o en los maternos que se pueden detectar mediante realización de un cariotipo general.

Las alteraciones más frecuentes en el cariotipo paterno o materno son las translocaciones equilibradas, las inversiones, y otras de menos prevalencia como deleciones, duplicaciones o inserciones.

Sin embargo, la mayor parte de las cromosomopatías causantes de AR se originan de novo en los embriones por errores durante divisiones celulares, y su frecuencia aumenta conforme lo hace la edad materna.

 

El síndrome antifosfolípido es la causa tratable más importante de AR. El 15 % de las mujeres con AR tienen anticuerpos antifosfolípidos positivos.

 

Los anticuerpos antifosfolípidos son: anticoagulante lúpico, anticuerpos anticardiolipinas, y anticuerpos anti – beta2- glicoproteína I.

El síndrome antifosfolípido es una trombofilia adquirida que puede aparecer sola o asociada a enfermedades neoplásicas, hematológicas, autoinmunes, tóxicas o infecciosas.

 

Alteraciones anatómicas uterinas congénitas o adquiridas están relacionadas con el AR.

Se relacionan más con abortos de 2° trimestre por incompetencia cervical, pero también con los de 1er trimestre (10-15%).

Las más asociadas a pérdida fetal son las anomalías müllerianas de origen congénito. La más frecuente y de peor pronóstico es el útero septo. Otras posibles son el útero bicorne, unicorne y didelfo, aunque tienen menor prevalencia. El útero arcuato no parece estar asociado con AR, de hecho, se considera como una variante de la normalidad.

En cuanto a las anomalías adquiridas, no está claro que las sinequias, los miomas, los pólipos o adenomiosis causen AR.

De todos modos, según algunos estudios en las pacientes que tuvieron AR se recomienda intervenir las sinequias intrauterinas y los pólipos por vía histeroscópica, exéresis de miomas submucosos y algunos miomas intramurales sobre todo los mayores de 5 cm de diámetro.

Las trombofilias son un grupo de patologías que se caracterizan por la alteración del sistema de coagulación.

Pueden ser adquiridas como el síndrome fosfolípido, algunos casos de resistencia a proteína C Activada, o congénitas, como los déficits de proteína C y S, de antitrombina III, o mutaciones de algunos genes implicados en la cascada de la coagulación.

En principio todos tienen un efecto trombogénico que puede producir complicaciones gestacionales.

 

Causas endocrinas: diabetes mellitus y disfunción tiroidea.

Estas causas se relacionaron con aborto. Si las pacientes con diabetes y disfunción tiroidea están controladas, no son factor de riesgo.

La asociación entre hipotiroidismo y riesgo de aborto se ha demostrado en múltiples estudios.

El factor masculino podría causar AR, dada la mayor prevalencia de anomalías cromosómicas en los espermatozoides de varones cuya pareja sufre AR.

En algunos estudios se vio la relación de AR con microdeleción de cromosoma Y y fragmentación aumentada de ADN de los espermatozoides.

Existen otras causas en investigación como los trastornos aloinmunes (una reacción inmunitaria contra » lo ajeno»), los trastornos aloinmunes podrían provocar abortos por rechazo de la madre a los antigenos de origen paterno expresados por el embrión o por el feto.

 

Causas endometriales: una anomalía endocrinológica, una patología intrauterina, alteraciones histológicas endometriales.

 

¿Cómo ayuda la reproducción asistida ante los abortos involuntarios?

El tratamiento del AR está en función de su diagnóstico etiológico.

El manejo del AR asociado a la presencia de una alteración cromosómica en algún miembro de la pareja o en los embriones concebidos incluye el cribado de aneuploidías (PGS) y la donación de gametos ( de semen y de óvulos).

En este caso hay que recurrir a las técnicas de reproducción asistida, tras la realización de FIV- ICSI con sus propios gametos o gametos donados se realizará cribado de aneuploidías en los embriones (PGS) antes de realizar la transferencia.

Existe una serie de beneficios con aplicación de PGS: menos abortos, menos estrés emocional y menos tiempo para conseguir la gestación evolutiva.

No existe evidencia de que la aplicación de tratamientos empíricos como aspirina, heparina de bajo peso molecular, corticoides o vitaminas mejore el pronóstico reproductivo en mujeres con AR de causa desconocida.

Únicamente el tratamiento con progesterona parece reducir el riesgo de recurrencia.

Por el contrario el manejo de la paciente con AR de causa desconocida con medidas de apoyo psicológico ( tender loving care ) permitió aumentar la tasa de nacido vivo de forma significativa. Estas medidas incluyen ecografía y visitas semanales, posibilidad de consultas a demanda y evitar estrés y trabajo duro.

 

Esperamos que esta nueva entrada en nuestro blog os haya ayudado a resolver vuestras dudas sobre los Abortos de Repetición, cualquier duda tenéis a nuestro equipo de especialistas en fertilidad  solicitando una primera visita médica gratuita

 

Un fuerte abrazo de todo el equipo

Instituto de Fertilidad Mallorca

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Buscar

+