La técnica de la histerosonografía
abril 17, 2013
5th International IVI Congress
abril 19, 2013

La hormona femenina que “seduce” a los espermatozoides

Esta hormona abre la puerta a nuevos anticonceptivos.

El momento de la fecundación se ha representado con cierta frecuencia como una batalla entre los espermatozoides y el óvulo en la cual uno de los gametos masculinos, el vencedor, lograba penetrar en el interior del ovocito. Pero a esta visión le quedan pocos argumentos ya que la “victoria” es imposible si las células femeninas no espolean al esperma segregando una hormona, la profesterona.

Entre 60 y 300 millones de espermatozoides llegan al tracto genital femenino después de una eyaculación. Sólo 250 alcanzarán el óvulo. El viaje de estos pequeños gametos es difícil y su éxito final depende de varios fenómenos. “Cuando los espermatozoides salen del eyaculado no tienen capacidad funcional. Ésta la obtienen en el tracto femenino donde se van seleccionando. Los mejores, con mayor movilidad, se van capacitando” explica el Doctor Alberto Pacheco. La hiperactivación y la reacción cromosomal son dos de estos sucesos y se sabía que la progesterona tiene una función importante en ellos. También es sabido que la acción de CatSper, un canal de calcio localizado en la parte principal de la cola de los espermatozoides descubierto hace una década, era un elemento clave.

Así pues, esta hormona femenina, segregada por las células de la granulosa que rodean al óvulo, activa CatSper y provoca la hiperactivación del espermatozoide.

Además de su valor biológico, el descubrimiento podría tener implicaciones clínicas interesantes ya que hace posible el potencial desarrollo de anticonceptivos dirigidos a CatSper.