La Importancia de las vitaminas en la calidad seminal
marzo 19, 2013
La técnica de la histerosonografía
abril 17, 2013

Cómo saber si se pierde líquido amniótico

La bolsa amniótica es una estructura membranosa hermética llena de líquido que protege y envuelve al feto y al cordón umbilical. La supervivencia y el bienestar del feto dependen en gran medida de que la bolsa esté intacta y no se pierda líquido.

Lo normal es que la bolsa se rompa en las horas previas al parto e incluso durante el parto, pero en algunas ocasiones puede romperse en semanas tempranas del embarazo, cuando todavía no es adecuado que termine el embarazo.

Romper aguas: fácil de identificar

Lo más frecuente es que la rotura espontánea de la bolsa sea grande y salga líquido de manera rápida y abundante, y continuamente. En este caso, no surgen dudas porque la cantidad de flujo u orina no es tan cuantiosa.

Además, el líquido amniótico es incoloro o blanquecino, menos espeso que el flujo y a veces contiene partículas blancas o restos de sangre flotando.

Cómo detectar fisuras en la bolsa amniótica

Pero hay ocasiones en las que la rotura de la bolsa es muy pequeña (hablamos de una fisura) y la cantidad de líquido que sale es escasa y de forma intermitente.

Entonces, a veces resulta difícil distinguirlo de pérdidas de orina o flujo vaginal.

Si tenemos dudas sobre si hemos roto la bolsa, podemos tomar las siguientes medidas:

  • Orinar para vaciar bien la vejiga y descartar pérdidas de orina, en primer lugar.
  • Colocarnos dentro de la braguita un paño o una toalla limpia y de algún color oscuro, como si fuera una compresa.
  • Dar un pequeño paseo y toser varias veces.

Si la bolsa está rota, veremos una mancha más o menos grande de líquido en el paño. Si no está rota, el paño estará seco o con flujo (que es más espeso y viscoso).

Cuándo ir al hospital

Si tenemos claro que hemos roto la bolsa o si nos quedan dudas, lo más aconsejable es acudir al hospital. Si se confirma la rotura, será necesario el ingreso y habrá que tomar algunas medidas (monitorización, antibióticos…) para garantizar el bienestar del feto.

Si el líquido está manchado de sangre abundante o presenta un color amarillento, verdoso o marrón, hay que acudir inmediatamente al hospital porque puede suceder que el pequeño tenga algún problema.

Fuente: http://www.serpadres.es Germa Magdaleno del Rey, matrona del Hospital de La Paz de Madrid